Tengo Celos

Erlendil

Novato
Tengo celos de él que duerme a tu lado. Tengo celos de él que recibe tu cariño. Tengo celos de él porque besa los labios que quiero besar, Esos labios que son la puerta a un torbellino de sensaciones que revuelven todo mi interior. Sensaciones que generar respuestas fisiológicas; los ojos me brillan, te miro y no puedo evitar sonreír.
Tengo celos porque él tiene tu respeto. Un respeto que no todos tienen. Un respeto que aparece con el título que él te da, el título de esposa.
Tengo celos porque de forma egoísta quiero que seas mía y solo mía. Tengo celos porque quisiera tener el derecho de generarte las mayores explosiones orgásmicas. Que tus manos marquen mi piel al conectarnos en un solo cuerpo.
Sí, quiero abrir las puertas a las mayores fantasías, aquellas que están guardadas muy dentro de mí y que amenazan con salir cada vez que te veo.
A tu lado el tiempo se detiene. El mundo desaparece. Hay momentos que no puedo evitar que la mirada tierna y amorosa cambie por una más pervertida y traviesa. Una que indica que el fuego de la pasión no tiene contención.
Me encantaría invitarte a que nos entreguemos. Que nuestros cuerpos se incendien en las llamas que remplazan el ardor y el dolor por las maravillosas sensaciones del placer. El placer de ser uno, el placer de agarrarte de las nalgas y dejar marcas en tu piel cuando demos movimientos frenéticos en un vaivén adulto y prohibido.
Tengo celos de él porque te respeto y no puedo decirte que hay veces en que quisiera estar con vos, arrancarte la ropa y ponerte contra la pared, hacerte el amor de pie, ver tu cara de excitación y encontrándonos en las miradas cómplices del amor.
Quisiera hacerte el amor salvaje, intenso, suave y erótico. Quisiera ver tus movimientos suaves sobre mi miembro viril, mientras me besas posando tu mano sobre mi rostro.
Quiero ser tu maestro y que vos seas mi alumna, quiero ser tu asistente si vos sos mi jefe. Quiero descubrir los límites de la pasión y perderme en el deseo descontrolado de poseerte.
Tengo celos de él porque probó los bellos jugos que aparecen en tus cavidades placenteras. Quiero llegar a tu maravilloso sexo y probar su sabor. Quiero sentir tu humedad en mi boca y escucharte decir mi nombre entre gemidos. Quiero ver como contorsionas tu cuerpo y agarras las sabanas con fuerza en clara señal de la deseada explosión orgásmica que lleva mi marca.
Quiero marcar tu piel a besos. Quiero besarte sin temor y sin tapujos. Quiero decirle al mundo que sos mi mujer y soy tu hombre. Quiero desafiar la distancia y los contras, quiero que sea solo placer, amor, cariño y apoyo.
Tengo celos de él porque sos su mujer.
Tengo celos de él porque lo primero que mira cuando se despierta es un ángel.
Tengo celos de él.
 
Arriba