12 grados

Avedon

Novato
No debería hablar de estas mierdas. No públicamente, pero mis textos son como una playa nudista. Quien se mete debería saber a lo que se expone, quizás piense que tiene miedo a que le vean, y su verdadero problema está en lo que le pasa por la cabeza cuando ve lo que hay en esa playa.

Soy una persona liberal. Me gusta tanto la libertad que mataría por ella, soy así de comprometido. Sí, soy una persona liberal, aunque en el sexo soy más bien conservador. En la economía no demasiado, lo justo, me quedo en el siglo XIX, como en el sexo. Pero en otros temas soy mucho más atrevido. Os voy a contar una anécdota real, de una conversación repetida a lo largo del tiempo con gente más joven que yo. Joven sin tilde, simplemente joven. Conversaciones repetidas, casi simétricas, acerca de las drogas, con chavales sin pelos en la barba, rubios casi siempre y de ojos febriles, que me repetían, "no entiendo porqué necesitas beber".

Siempre he pensado que el que critica las drogas es por que nunca ha dado con la dosis correcta. Cada droga tiene su punto, y la única manera de conocerlo es probando, varias veces. Como con el sexo, la primera vez suele ser una mierda. En mi caso esa afirmación se cumple a rajatabla.

¿Existe algo mejor que esos cinco minutos después de hacer el amor?, siempre y cuando estemos en el lugar adecuado con la persona adecuada, claro. Lo mismo ocurre con las drogas.

Hace unas semanas hablé sobre cómo la literatura abre una puerta a otro mundo. Bien, las drogas abren puertas a una parte de nosotros a la que habitualmente no tenemos acceso. No tiene por qué ser una parte mejor de nosotros, pero es una parte a la que no tenemos acceso a diario. Allá cada uno con sus puertas y sus cerraduras, todos hemos visto cómo nuestros amigos cambian después de beber. No suele ser agradable.

Cualquier ejercicio de prohibición representa un intento de clausurar esas puertas. Quizás no sea bueno abrirlas, pero ¿cómo lo sabremos si nos lo impiden? ¿Es mejor ser una persona predecible, controlada, productiva y manejable? Sí, se puede gestionar su impacto en el mundo. Se puede cuantificar el daño y planificar. Se puede medir. Se puede controlar.


Me gustaría cuantificar cuánto de nosotros hay oculto tras lo que vemos o incluso percibimos y dar una cifra, pero sería una mentira fácil. Quizás lo que no vemos de nosotros tras esas puertas no sea algo hermoso, pero es algo que nos pertenece. Esconderlo no hará que sea más bonito. Le crecerán los pelos. Las uñas y la mala ostia. Dejémoslo salir, aireémoslo. Quizás necesite un abrazo.

Todos guardamos dentro alguien repugnante, eso es un clásico y esperabas oírlo, ¿verdad?

Pero detrás de ese ogro, hay otra cosa. Un ser débil, sin ojos ni oídos, porque es demasiado sensible. Su existencia se basa en soñar, cualquier otra cosa le hará daño. No ve, no escucha, nunca ha acariciado una piel que se prestara a ello. Nunca respiró un amanecer de primavera. Jamás dejó que su boca se secara para no perder la esencia de algo efímero en ella. Sólo sueña. Sácalo y contémplalo. Si tienes suerte, verás la belleza pura, esa que se muestra sin saber que la están observando. Basta y descuidada. Quizás ocurra y explotes en lágrimas de repente al entenderla, al saber que eres tú. Solo y en silencio, tú y tus lágrimas.

Si puedes, guardarás con cuidado a ese ser de. Lo taparás detrás del ogro y seguirás complicando las ecuaciones con más y más variables. Lo taparás todo con inteligencia y logros. Lo ensuciarás con errores y si tienes suerte, volverás a olvidar quién eres.

Para eso sirven las drogas, para de vez en cuando, recuperar la cordura.

-----------

De antemano pido disculpas, no está apenas corregido. Agradezco cualquier corrección.
 

geniv

Escribano
El texto tiene potencial. Algunas observaciones:

quizás piense que tiene miedo a que le vean, y su verdadero problema está en lo que le pasa por la cabeza cuando ve lo que hay en esa playa.
¿Quién lo piensa? ¿El lector? Deja claro el antecedente siempre que puedas.

Soy una persona liberal. Me gusta tanto la libertad que mataría por ella, soy así de comprometido. Sí, soy una persona liberal, aunque en el sexo soy más bien conservador(1). En la economía no demasiado, lo justo, me quedo en el siglo XIX, como en el sexo. Pero en otros temas soy mucho más atrevido(2). Os voy a contar una anécdota real, de una conversación repetida a lo largo del tiempo con gente más joven que yo. Joven sin tilde, simplemente joven. Conversaciones repetidas, casi simétricas, acerca de las drogas, con chavales sin pelos en la barba, rubios casi siempre y de ojos febriles, que me repetían, "no entiendo porqué necesitas beber".
1. No volvería a repetir ahí, por tercera vez, el mismo concepto. Eso sí, en el sexo soy más bien conservador. ¿Qué tal? Otra variante: La libertad: me gusta tanto que mataría por ella, soy así de comprometido. Soy, como se suele decir, una persona liberal. Excepto en el sexo. En el sexo soy más bien conservador.

2. Lo del sexo pasa, porque más adelante lo vuelves a sacar. Lo de la economía, no. Sobra.

En general, Avedon, a tus párrafos le hace falta un poco de continuidad en las frases y conceptos; un poco más de trabajo en las transiciones de las ideas. Por ejemplo: ¿cómo engarzarías el tema de la libertad y el liberalismo con la anécdota sobre el joven? Tal y como está, no hay transición ninguna entre esos dos temas. Una posible solución podría ser:

Soy una persona liberal. Me gusta tanto la libertad que mataría por ella, soy así de comprometido. Eso sí, en el sexo soy más bien conservador, y en otras cosas. Ahora, resulta curioso que uno, con sus cuarenta tacos, tenga la mente más abierta en ciertos ámbitos que algunos jóvenes. ¿Dónde ha quedado el espíritu cañero y revolucionario de la juventud? A este respecto se me viene a la cabeza una anécdota real, de una conversación repetida a lo largo del tiempo con gente más joven. Joven, sin tilde, sencillamente joven. Conversaciones, ya digo, repetidas, casi simétricas, acerca de las drogas, con chavales sin pelos en la barba, casi siempre rubios y de ojos febriles, que me acusaban: "no entiendo por qué necesitas beber".

Y así.
 

Heisenberg

Miembro
No lo he leído por el vulgarismo de la primera frase, que me parece muy gratuito y, además, pasado de moda.
Desde los 90, o incluso antes, que ya no es transgresor escribir así.

La eficacia de los vulgarismos es muy limitada. Sólo funcionan cuando se saben usar muy bien.
 

Avedon

Novato
El texto tiene potencial. Algunas observaciones:



¿Quién lo piensa? ¿El lector? Deja claro el antecedente siempre que puedas.



1. No volvería a repetir ahí, por tercera vez, el mismo concepto. Eso sí, en el sexo soy más bien conservador. ¿Qué tal? Otra variante: La libertad: me gusta tanto que mataría por ella, soy así de comprometido. Soy, como se suele decir, una persona liberal. Excepto en el sexo. En el sexo soy más bien conservador.

2. Lo del sexo pasa, porque más adelante lo vuelves a sacar. Lo de la economía, no. Sobra.

En general, Avedon, a tus párrafos le hace falta un poco de continuidad en las frases y conceptos; un poco más de trabajo en las transiciones de las ideas. Por ejemplo: ¿cómo engarzarías el tema de la libertad y el liberalismo con la anécdota sobre el joven? Tal y como está, no hay transición ninguna entre esos dos temas. Una posible solución podría ser:

Soy una persona liberal. Me gusta tanto la libertad que mataría por ella, soy así de comprometido. Eso sí, en el sexo soy más bien conservador, y en otras cosas. Ahora, resulta curioso que uno, con sus cuarenta tacos, tenga la mente más abierta en ciertos ámbitos que algunos jóvenes. ¿Dónde ha quedado el espíritu cañero y revolucionario de la juventud? A este respecto se me viene a la cabeza una anécdota real, de una conversación repetida a lo largo del tiempo con gente más joven. Joven, sin tilde, sencillamente joven. Conversaciones, ya digo, repetidas, casi simétricas, acerca de las drogas, con chavales sin pelos en la barba, casi siempre rubios y de ojos febriles, que me acusaban: "no entiendo por qué necesitas beber".

Y así.
Gracias Geniv por los aportes, algunos fallos bien identificados, incoherencia estructural y pulir remates. Me lo apunto todo y ahora a trabajarlo, que tengo el texto pendiente para mi blog.
 

Avedon

Novato
No lo he leído por el vulgarismo de la primera frase, que me parece muy gratuito y, además, pasado de moda.
Desde los 90, o incluso antes, que ya no es transgresor escribir así.

La eficacia de los vulgarismos es muy limitada. Sólo funcionan cuando se saben usar muy bien.
He cambiado varias mierdas, incluido el principio, como dices, es gratuito. Gracias por el comentario.
 

Rosa

Escribano
Me ha gustado, con mierdas y todo. No se me da bien hacer observaciones, así que eso es lo que puedo decir.
Ahh, y que tengo ganas de llamar a la línea antidrogas, pero esas se me pasan mañana.
 

Erlendil

Novato
El texto me hizo pensar en algo muy recurrente: la prohibición. Analizarla me divierte mucho por la lógica incomprensible detrás de ella. Es la justificiación para derrochar millones en la industria armemntistica, sueldos y equipos para agentes de seguridad. A veces sirve para justificar ocupacioón militar.
Los conservadores que promueven la prohibición son personas que no mueven un dedo por las víctimas que ocasiona el alcohol, la droga con mayor aceptación social, seguida por el tabaco.
Un policía no bebe en servicio, pero le permiten fumar, eso le hace daño. Por mí que se muera, al fin y al cabo es humano pero estorba con sus funciones.
Las drogas no hacen más que alterar el funcionamiento químico del cerebro y la prohibición no hace más que favorecer el narcotráfico.
 

Erlendil

Novato
No lo he leído por el vulgarismo de la primera frase, que me parece muy gratuito y, además, pasado de moda.
Desde los 90, o incluso antes, que ya no es transgresor escribir así.

La eficacia de los vulgarismos es muy limitada. Sólo funcionan cuando se saben usar muy bien.
No me pareció mal y me da curiosidad saber a que cosa en concreta se refiere cuando dice: "sólo funciona cuando se saben usar bien"
 

Avedon

Novato
El texto me hizo pensar en algo muy recurrente: la prohibición. Analizarla me divierte mucho por la lógica incomprensible detrás de ella. Es la justificiación para derrochar millones en la industria armemntistica, sueldos y equipos para agentes de seguridad. A veces sirve para justificar ocupacioón militar.
Los conservadores que promueven la prohibición son personas que no mueven un dedo por las víctimas que ocasiona el alcohol, la droga con mayor aceptación social, seguida por el tabaco.
Un policía no bebe en servicio, pero le permiten fumar, eso le hace daño. Por mí que se muera, al fin y al cabo es humano pero estorba con sus funciones.
Las drogas no hacen más que alterar el funcionamiento químico del cerebro y la prohibición no hace más que favorecer el narcotráfico.
Como imagino que sabrás no hay mayor droga que el amor, mayor velo para la razón que el fanatismo o la religión y peor resaca que la de lograr todas tus metas en la vida. Las drogas, comparado con eso, a veces son un pobre sustituto.
 

Erlendil

Novato
Como imagino que sabrás no hay mayor droga que el amor, mayor velo para la razón que el fanatismo o la religión y peor resaca que la de lograr todas tus metas en la vida. Las drogas, comparado con eso, a veces son un pobre sustituto.
No creo que se pueda comparar la religión con las drogas porque aquellos que tienen adicción, cuando se consusmen una dosis de lo que sea, piensan en su próxima dosis. Esas personas ya no pueden pensar. Tienen una pensamiento limitado. Son débiles y manipulables.
En cambio los adoctrinados por la religión pueden ser "liberados" porque no están sometidos a ninguna sustancia. No quiere decir que sea fácil, pero una vez que se le caigan las vendas de los ojos, no podrá volver a ponerselas.
En cuanto al amor, bueno, es un proceso químico que se lleva a cabo en el cerebro. Las drogas alteran los procesos químicos. Igualmente, entiendo lo que quiere decir. En mi caso, soy adicto a sustancias que no se consideran drogas.
 

Avedon

Novato
> porque aquellos que tienen adicción, cuando se consusmen una dosis de lo que sea, piensan en su próxima dosis.

Eso que dices me pasa con la lectura ¿debo preocuparme? ;)

>Esas personas ya no pueden pensar. Tienen una pensamiento limitado. Son débiles y manipulables.

Hummm ¿hablamos de lo mismo?, alguien que consume drogas no tiene porqué ser un yonki de esos que van hechos un zombi por la calle.

>En mi caso, soy adicto a sustancias que no se consideran drogas.

Esa es la clave ¿todo eso que comentas se basa en lo que alguien define como drogas?, ¿esa es la linea separatoria de ambos conceptos?

Para muchos el amor es una droga, lo mismo que el trabajo, el sexo, la comida, la bebida o las cartas del magic. La adicción tiene un componente psicológico y uno físico. El físico suele ser el más fácil de superar y solo afecta a algunas drogas no a todas ni mucho menos.
 
Arriba